Datos personales

Mi foto
Tenía una escalera al cielo, un perro que mordía, una azotea para ver la palmera saludarme y un viento que jugaba con mi pelo, y de vez en cuando palabras que escribía de corrido para que no se escaparán con mis pensamientos, y por eso quise que a veces dejarlas aquí, por si alguién venía a recogerlas.......

lunes, 28 de junio de 2010

Como me gustaría ser Catedral y no solo arcilla, (escucha la música que me acompaño)



Como me gustaría ser la firme roca, ser Catedral, firme, grande, fuerte, piedra, como me gustaría ser así en mi vida, y no esta blanda arcilla que cubre mi cuerpo, este barro que se torna blando con el agua y el sol, o duro como una costra, maleable a los cambios y a los caprichos de los sentimientos y la gente, como me gustaría ser alta y firme como la catedral, que nada ni nadie enturbiara mi paso hacia el cielo con mi mirada mas allá de las nubes y ese sol que me impide mirar fijamente aquello que deseo y quiero, me siento tan terriblemente humana que tengo ganas de patalear, o de meterme en la cama un siglo entero y no salir nunca más, o de esconderme debajo de ella y no salir cuando preguntan por mi, o no existir cuando las cosas no salen como yo quisiera, porque la gente se olvida de las palabras que dieron, o simplemente somos números azules o rojos, según su conveniencia, se que ser una Catedral es un poco aburrido, siempre con la piedra gris, solo con los colores de las vidrieras, con sus santos de oro, con sus tronos y sus sahumerios de plata, sus maderas nobles, pero tienen la mirada altiva y siempre miran al cielo, y nadie, pero nadie se puede comparar con ellas, ni tan si quiera, la humilde ermita centenaria, ni la iglesia del pueblo, todos se quedan ensimismados mirando su grandeza y su altura, su piedra fuerte y toda su historia, porque la historia de los pueblos se lee entre las grietas de ellas, están tejidas en un lenguaje de siglos, que escondidos entre suspiros y pensamientos, se agazapan entre todos los rincones de ella, se que podrán decir que el cuerpo humana es más grandioso que ella, pero no me veo así, me veo pequeña, para mirar al sol tengo que ponerme las gafas oscuras, y hay días como hoy que no me siento altiva, no me siento fuerte, y me quiero meter debajo de la cama y no salir cuando me llamen, o mejor aún, dormir cien siglos enteros, porque la vida es a veces muy perra, y cuesta caminar por ella y una se cansa de tanta canallada, y no te sientes tan fuerte para ir pisando fuerte por la vida, porque para andar por ella se necesitan buenos zapatos y buenas alforjas, y a día de hoy, los caminantes estamos ya con el calzado gastado, las alforjas vacías, y el ánimo más que un poco por los suelos, y por eso, cuando miro a mi Catedral la admiro, y pienso que me gustaría ser como ella.
La mely you
Foto de la Catedral de las Palmas, (sacada con mi móvil)

5 comentarios:

Neogeminis dijo...

Nuestra fragilidad nos juega muchas veces tantas malas pasadas!...los miedos afloran, la vulnerabilidad nos hace sentir inútiles, sin fuerza...pero alas catedrales también las destruye el tiempo y el olvido y sin los sentimientos que la gente pone en ella, sus muros y su grandeza sería solamente piedra, sin historia y sin significado.
A pesar de todo sigo prefiriendo ser humana...
qué querés que te diga?...la posibilidad de SENTIR sigue siendo para mí muy atractiva!

Un abrazo grande, mujer, y no te me desmoralices!!!!

beckett dijo...

Tú catedral, yo quizás viento

amelia dijo...

Estimado beckett, no se si sabes que vivo en el pais del viento y soy su novia....

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

Tere. dijo...

DE QUE FRAGILIDAD ME HABLAS!! si eres mas fuerte que esa misma catedral, oime guapa...vos crees que si no lo fueras, seguirias en esta tierra?
Por Dios! para mi sos eso y muchisimo mas, joder!
Aunque flaquees de vez en cuando, te volves a convertir en la misma catedral.
Te quiero y mucho, besos a vos y la familia.
Tere.