Datos personales

Mi foto
Tenía una escalera al cielo, un perro que mordía, una azotea para ver la palmera saludarme y un viento que jugaba con mi pelo, y de vez en cuando palabras que escribía de corrido para que no se escaparán con mis pensamientos, y por eso quise que a veces dejarlas aquí, por si alguién venía a recogerlas.......

miércoles, 25 de agosto de 2010

Recordaré este verano………(escucha la canción que me acompaño durante este tiempo)



Creo que recordaré este verano por siempre por el calor en todo mi cuerpo, por el sudor cayéndome desde la cabeza a los pies, con ese Sol que raja las piedras, y ese aroma como acido y dulzón a la vez que es el marino, que te impregna todo tu cuerpo y tu ropa, y que todavía lo llevas al llegar a casa, recordaré ese mar entre azul y turquesa a veces, marejadilla, mar de fondo y mar en calma, como el esfuerzo físico de cargar cosas, de mantenerte firme cuando el barco da bandazos, de aprender a coger los cabos, y de hacerme la fuerte, mejor dicho, hacerme fuerte, por fuera, ya que por dentro siempre me lo he creído, recordaré este tiempo de madrugones antes del amanecer cuando todos duermen todavía, de trabajo duro, de ver alegría en la cartera, porque el dinero es ganado con el sudor de tu frente, nunca mejor dicho, y donde el dolor se queda atrás, con los años pasados, donde ya no te duele mirar hacia el pasado, porque vives el presente, y el presente es duro, como las caídas que me he pegado saltando de barco en barco, y porque el presente te hace vivir el dia a dia, pero sobre todo, es el verano del cambio de ciclo o estación, donde el dolor de mi amiga del alma, marco el antes y el después de una época, porque esa mañana por la mañana con su vos ronca por el llanto de que su madre había muerto, me partió el corazón de parte a parte y no supe que hacer ni decir para evitarle la pena de ver a su madre en esa caja con el manto de la virgen del Carmen, su llanto todavía me persigue cuando tengo un minuto de descanso, y de nuevo se me parte el corazón de ver como lo irremediable en esta vida es la muerte y de ahí nada se puede sacar, solo la resignación que no llega en ese momento, sino años después en que te acostumbras a vivir sin la presencia del ser amado, en este caso, la madre, . No había sentido yo ese dolor de la impotencia, de no poder consolar ni con palabras ni con mi presencia el dolor del alma, cuando se va una madre, fue como un bofetón de madrugada, como una sacudida por el cuerpo, una realidad espesa y afilada, me quede de piedra, sin apenas sentimientos para expresar, así comenzó mi verano, con el dolor de mi amiga, un dolor que enseña, que te abre los ojos, y que ves que la vida siempre gana la partida, y que es ella la que decide el tiempo que te da, el tiempo que nos da para las cosas buenas y las que duelen de cojones, el tiempo del dolor y del amor, el tiempo del arropo, y el tiempo del desamparo, y después de eso, llego mi trabajo de sol a sol, mi cambio de aires, mi vuelta de la ruleta de la fortuna, donde lo único que he hecho es dejarme llevar por este tiempo a ver donde me lleva, y me ha llevado a ver de nuevo el mar, justo donde nací, a tener esas ventanas grandes y con esa claridad que siempre veía en mis sueños, a tener mi casa nueva, a volver a mi sitio de siempre, porque después de dar vueltas y vueltas, la vida me coloca justo enfrente donde naci, donde parti hace años para vivir la historia de otros y no la mia, y donde después de dar tanto ir y venir pa `qui y pa´llá., me pone justo donde tengo que estar ahora, mirando a mi mar, desde el amanecer al atardecer,
Este verano no hay para mi verbenas, ni baños en la playa, no hay salidas de cine, ni copas en la barra del bar, ando cargando cajas y barriles de cerveza, cagandome en el calor de esa cocina donde me han puesto a trabajar, ( porque no hay nada peor que hacer bien las cosas, las cosas que a nadie le gusta hacer), donde triunfo como la coca cola en en el desierto, y donde me encuentro en una nube de vapor de calor, donde a veces si me da tiempo me asomo a cubierta y puedo ver los delfines, bueno, la aleta, porque no da tiempo a mas, y donde se me encoge el alma cuando pienso que todavía me queda llegar a casa, donde la encontrare patas para arriba, donde tendré que hacer la compra, hacer la comida, sacar al perro, y no da tiempo para mas, porque la noche es corta y ya te tienes que levantar, este verano lo recordare toda mi vida, con la luz cegadora del sol reflejada en las aguas de mi vida, con ese calor que me persigue incluso hoy en casa, siendo mi dia libre, pero un calor que libera, porque es el calor de la estación del cambio, donde he aprendido a pensar diferente, porque no hago lo que quiero, sino lo que debo para conmigo y mi familia, porque hacer lo que quiero es vivir otra vida, en otro cuerpo y otra historia, y porque hacemos lo que decidimos hace años, justo cuando salimos de esa casa con esas ventanas dando al mar, y donde y cuando es hora volvemos, justo la vida nos trae con esa pleamar y bajamar.
Amelia, verano del 2010

6 comentarios:

Neogeminis dijo...

...y a pesar del esfuerzo, del dolor y el aprendizaje, este verano te ha sentado bien, por lo menos es lo que se te adivina al leerte.
Me alegra verte fuerte, agotada pero serena, encaramada a la vida con la aceptación de lo que te vas construyendo, aceptando los desafíos y ganándole sin resignación. Me gusta verte así. Me alegra que hayas tenido tiempo para este respiro y pasarte por tu blog.
Me alegra verte otra vez desbordante de fuerza...se contagia.

Besos, Amelia. Que sigas tan animosa como te encuentro.

Lydia dijo...

Has visto el azul del verano y has trabajado y es bueno. La vida es dura, ya se sabe. Hemos vivido este verano cada una a su manera y veremos lo que nos espera que las cosas no van muy bien, ya sabes, afuera, donde mandan los enfermos mentales que les importa un bledo nuestra vida y nuestros esfuerzos. Y para qué, pregunto. Y no encuentro respuesta. Siempre es un placer leerte.

Un abrazo,

Tere. dijo...

Ay1 que suerte que Neo te vio con tanta fuerza, tal vez debería sentir lo mismo, pero no, sentí que, es la que te toca, y te seguirás matando hasta el final, senti que ese agotamiento de TODO no es bueno ni sano para vos y para nadie.
Hace rato que no nos conectamos Mely, se poco de tu vida hoy por hoy, no sabia que estabas trabajando en un barco y tan duro.

Me voy medio triste, nada mas que decirte que te quiero como siempre.
Un beso a vos y a la familia.
Tere.

Tere. dijo...

...me olvidaba, bellisimo video, adoro ese tema musical!

chanclas dijo...

Bendito verano de sudor de trabajo y no de sol, de olor de aceites de freir y no de broncear, de esfuerzo y de recompensa.
Bendito tu entusiasmo y tu fuerza.
Un abrzao.

NORHA E. dijo...

No lo olvidaras, porque el nacimiento asi como la muerte marcan... y este verano nace la nueva Mely que siento en ti y sentiste el dolor y la impotencia por tu amiga, ante la muerte...
Me fascina leerte Queridisima mujer del viento... y saber que los dias a pesar de ser distintos te han traido tambien alegria y sonrisas. Me hace feliz que estes frente a tu mar cada amanecer!!!
Muchos abrazos y sonrisas siempre!!!