Datos personales

Mi foto
Tenía una escalera al cielo, un perro que mordía, una azotea para ver la palmera saludarme y un viento que jugaba con mi pelo, y de vez en cuando palabras que escribía de corrido para que no se escaparán con mis pensamientos, y por eso quise que a veces dejarlas aquí, por si alguién venía a recogerlas.......

domingo, 22 de enero de 2012

Poema dedicado a mi padre, que tanto bueno hizo y me dejo




Cuando se entierra a alguien lloviendo, se dice que está en la gloria, pero yo se que subiste al cielo con cuatro ángeles marineros, te cogieron de la mano y después de darnos un beso, te fuiste de puntillas, en silencio, dejaste el cuerpo que te aprisionaba junto a la tierra que estábamos viendo, para ir a tu mar querida, para ir a tu viaje eterno,
Papa cuanto te echo de menos, me dejaste un legado de cosas buenas, tu amor por los libros, tu saber estar, tu humildad de pequeño, y tu afán de lucha, me diste toda una vida de protección aunque no estuvieras, cinco hermanos maravillosos, y esa pasión mía por el mar, me dejaste tantas cosas buenas padre, que no quiero tocar nada en la casa, todo está cual lo dejaste, tus libros, tus medallas, tus fotos, tu ropa………..
Me alegra que hayas vencido a la enfermedad que te tenia atrapado en ese cuerpo donde tu mente se perdía ni se sabe dónde, donde ya no eras tú ni apenas de nadie, me alegra que te fueras tranquilo y durmiendo, sin espavientos, sin dar la nota, como a ti te gustaba, simplemente tu corazón paro de latir para no molestar mas, para que tu última batalla en vida, no te llevará a una muerte tan indigna y denigrante como es perder la razón y la memoria de todo lo amado y conocido,
Me llevo el último año de tu vida, me llevo las peleas diarias que teníamos, me llevo el estar renegando y viéndote con los perros, me llevo verte como un niño grande y mil veces que me dijiste te quiero, un millón de besos y tu mano siempre cogida de la mía, y dándote ositos de goma, una para mi, otro para ti……, me llevo el quererte tanto, me llevo en que siempre me reconocías, aunque no te acordarás de mi nombre, sabias que era yo, tu hija,
Ataúd sin esquinas te albergaba, madera de pino llevaba, tan claro el color como la alegría, no había réquiem ni miserere, solo un blanco infinito de uniforme de gala militar, con tu botón de ancla, con tu guante, con ese porte digno que tienen los hijos de la tierra que van a la mar saliendo de una guerra para mitigar el hambre de pan, es que eras muy bueno con los marineros, es que todo pescador te quería, me dejas huérfana padre, ya no oiré la campana del barco en tu compañía, solo oiré el ruido de las olas cuando rompe la mar, y diré mi padre está ahí, con los ángeles marineros que se dieron prisa por subirlo al cielo, porque estaba en la gloria, y por eso estaba lloviendo…..
Poema dedicado a mi padre a quien quiero tanto, y tanto bueno hizo y me dejo.
22 de enero de 2012

3 comentarios:

Neogeminis dijo...

Seguro estará contento por la hija que crió.
Mi mamá también se fue hace poco. Es duro seguir adelante sin ellos, pero hay que hacerlo. Por nosotros y por ellos.

Un abrazo fuerte Amelia. Estas letras tuyas son el mejor homenaje que le has podido dedicar.

Lydia dijo...

Poema precioso mi querida Mely, quizás de lo mejor que has escrito. Me quedo sin palabras, solo decirte que te quiero y que espero que estes bien.

Un beso fuerte,

chanclas dijo...

Tu padre estará presumiendo de ti, Mely entre sus ángeles marineros.
Un beso