Datos personales

Mi foto
Tenía una escalera al cielo, un perro que mordía, una azotea para ver la palmera saludarme y un viento que jugaba con mi pelo, y de vez en cuando palabras que escribía de corrido para que no se escaparán con mis pensamientos, y por eso quise que a veces dejarlas aquí, por si alguién venía a recogerlas.......

jueves, 11 de agosto de 2011

Cuento de una maruja, en cualquier noche de verano, (cualquier atisbo con la realidad es pura ficción)



Debería ser buena chica y tomarme el sedotime 15 mg, o si no el tan socorrido alprazolam quita todo mis males esta noche, y no la cervecita que me he estoy hincando ahora porque tengo ganas de esparramarme como yo misma y abrirme a este mundo que siento por mis poros, pero que apenas transito con mi ser, debería ducharme e intentar que viniera el sueño en vez de todos los recuerdos en forma de agujitas finas que tocasen mis pies, mis ojos, mis manos, mi cabeza, mi abdomen, mi sexo, para que despierte de una puta vez, para recordarme que sigo viva y no vegeto, debería ser buena chica ahora, ya que por el día voy sobrada de ello, soy tan buena chica que parecería una mártir en los tiempos de franco, buena madre, buena hija, buena hermana, buena, buena, buena……, eso es lo que aparento, una buena mujer. Al diablo por la noche, y por el día con la buena mujer, eso no da sino dolores de cabeza y una mala leche que pareces que la llevas hasta en el monedero, menos que llevo mi sonrisa, que ilumina mi cara cuando quiera sacar algo de mí, y deslumbro más que los mil soles, y que los perfumes de las señoritingas, y los tacones de los jóvenes nuevas, y las ropas de moda de las que pueden, debería dormir que es lo que me hace falta, pero es que hace tanto que no escribo, que no juego con mis palabras, que no las saco de mis ojos, de mi alma, hace tanto tiempo que no soy yo….., solo una buena chica,
Y no quiero, a veces, como esta noche no quiero, porque a veces todo y nada me recuerda lo que viví, lo que sentí, lo que ame, lo que sufrí, me recuerda que tuve una vida con sentimientos, con acciones motivadas por ellas, y tenía una meta, y por lo tanto una lucha, y por lo tanto, gozaba con ello, simplemente me bebía la vida con cada latido de mi corazón, venia sobrada de esperanzas, es más, vivía de ellas, pero poco a poco, la decepción fue ganando a la esperanza y ya no bebía de ella, me gustaba más la cerveza, la tenia mas mano, me fui olvidando de las cosas buenas porque al final me hacían daño y me fui quedando con lo seguro, con lo que no dolía, pero al hacerlo, mi alma durmió el sueño de los infantes, de los no nacidos y de los malditos, mi alma quedo atrapada en el limbo de lo sociedad para sobrevivir y conseguir el pan, la estabilidad, para una hija y un perro, fuerte pinche mierda llevo, la que amaba con la mirada, la que quería ir mas allá del horizonte, iba de supermercado en supermercado a ver dónde estaba la oferta del pan más barato, o los muslitos de pollo, o la ternera, o la verdura, bonita aventura me he buscado donde mirar donde está el atún más barato, que si en el mercadona que me queda en el quinto coño, o en el hiperdino, que lo demás lo tienen más caro, y entre eso, el limpiar a medias la casa, porque el limpiarla entera no quiero, por eso que nobleza obliga, y yo soy una bohemia de la noche pal día, sacar al perro, darle de comer a mi padre, tratar de lidiar con mi hija, ( que ya es mucho) y ser buena chica, como que harta un poco, como que quema el alma más que la ginebra que tomaba pa olvidar, para olvidar la pena y la traición, porque eso la vida me ha traído mas que la oferta del mercadona, pero no por buena e ingenua, sino por gilipolla al grado supino, que es peor, y cuando ya cae la noche, y todos duermen, y yo abro la ventana y oigo el mar, siento un momento mi alma, y quiero ir tras ella, y traspasar mi cuerpo y mi piel, y solo quiero sentir la vida, las cosas buenas de la vida, como cuando fui feliz….., y por eso, no quiero tomarme nada que adormezca mis sentidos, aunque ello implique que otra noche no pegare ojo, que me saltara el corazón como si bailara un mambo, que mañana estaré con mas ojeras que hoy, pero hoy, me he sido yo misma, no me he puesto la máscara del buenos días señor, ni me portare bien, hare lo que me da la gana, aunque eso sea quitar unas horas a la noche, y esa noche me robara el sueño, pero esta noche no quiero ser buena chica, y que se tome las pastillas de la Dr. Teresa, que tan buena gente es, Rita la Cantadora, o sea, otra, y por solo por estos momentos, soy feliz.

Cuento de una maruja, en cualquier noche de verano, (cualquier atisbo con la realidad es pura ficción)
Agosto de 2011-
Mely you for ever

5 comentarios:

BECKETT dijo...

Cuanto tiempo sin leerte, pero te podría decir que podría reconocer tus palabras entre mil relatos. Tienes tu propia forma de escribir y eso te hace diferente y eso es lo que nos gusta a los que te seguimos.

Neogeminis dijo...

Amelia!!... recién ahora logro hacerme tiempo para leerte- hacia un rato que te veía entre las actualizaciones y dos o tres veces me metí, pero no pude terminar de leer.
Ahora sí, ahora te reencuentro y me alegra volverte a encontrar con todos tus bríos, abriéndote paso entre la realidad y tus recuerdos, entre tus urgencias, tus frustraciones y tus sueños -que todavía viven, y eso es lo que importa!-
Me gusta entrar por aquí y dejarme llevar por tu verborragia, esa que te nace sin pensarlo pero a puro sentimiento.
Disfruto leerte, sobre todo cuando la efervescencia de tus ganas te impulsan a volar con tus letras!

Un abrazo enorme...y a no aflojar!

Neogeminis dijo...

p.d
la foto esa que colgaste -precisamente, las de las bombachas colgadas- está genial! jajajaja

Otro besito.

Lydia dijo...

jejeje, me has hecho reir un poco con tus historias que son muy parecidas a la mía aunque yo no tenga hija, pero es lo mismo, esto del alma, y de lo que fuimos y lo que somos pero el alma no se calla, ella. Eres mi alter ego, te reconozco. Pensar que somos muchas así, insomniacas por las noches, inquietas, cansadas de tanta bondad y misericordia. A la puta basura todo esto! Cuantas veces me he imaginado irme lejos de todo, con Laika, dejarlo todo, irme al Polo Norte o a la India y dejarlo todo todito.
Un abrazo fuerte vieja rata.

chanclas dijo...

Como me gusta leerte Mely, aunque siempre me quede un regusto amargo en la boca.
¿Por qué las cosas buenas nos hacen daño? ...
Sigue siendo tu misma, sigue siendo una chica mala en esas horas insomnes. ¡Qué importan las ojeras!
Un beso