Datos personales

Mi foto
Tenía una escalera al cielo, un perro que mordía, una azotea para ver la palmera saludarme y un viento que jugaba con mi pelo, y de vez en cuando palabras que escribía de corrido para que no se escaparán con mis pensamientos, y por eso quise que a veces dejarlas aquí, por si alguién venía a recogerlas.......

jueves, 7 de abril de 2011

Misiva de una granbol, una de las supervivientes….




Soy una superviviente nata, una granbol del planeta ismar, de la constelación de ambers, soy una de las antiguas, una de las que ya nadie osa hablar, pues todos los que allí de procedimos, estamos marcador por el estigma del olvido de los nuevos, los mal llamados triunfantes del sistema, orrru, son los que nos sustituyeron casi al final de la gran batalla de los dos ciclos, mucho se hablo entonces, mucho se cayó por siempre, solo unos pocos sobrevivientes de los antiguos, como yo, recordamos la historia de las historias vividas y no narradas por los nuevos. Dejamos Ismar tras el cruel ataque de los nuevos nacidos antes que ellos, pudimos apenar respirar el neon de sus luces y justo alcanzar parte de la luz para después cerrar los ojos y volar hasta el planeta que me da cobijo ahora, somos más, si, pero estamos esparcidos en este gran planeta tosco y burdo que llaman tierra, su gente es cruel y sanguinaria y van envuelto en pieles externas, ellos se empeñan en llamarlas epidermis, y luego se cubren con objetos materiales con estridentes sonidos y colores, creyendo que así esconden su naturaleza, su olor, su sonido, sus pensamientos y sentimientos, esos que nosotros vemos y ellos ignoran, por lo visto se comunican con un lenguaje arcaico y primario, dicen lo que no piensan y sienten y solo hablan por que si, y actúan unas veces por supervivencia, otras por miedo, y otras por maldad, muy rara vez he visto que actúen con naturalidad del ser, ellos mismos se llaman humanos y no nos pueden ver, a no ser que yo me camufle como ellos y huela a ese material que ellos llaman piel,
Me acuerdo del consejo de las ancianas, me acuerdo del consejo de los más jóvenes aun que el amanecer, me acuerdo de mi querido ismar por mucho que ya no esté en la constelación y por mucho que los nuevos de los nuevos hayan ocupado su órbita y su control, me acuerdo de los sonidos de los sentimientos y de la libertad que teníamos entonces para sentarnos en cualquier consejo y escuchar y sentir lo que cada ismaralita tenía en su ser, eran tiempos antiguos, si, lo sé, pero eran tiempos donde vagábamos entre la constelación nueva y la antigua, de donde provenimos todos,
Sí, soy un granbol, uno de tantos y tan pocos que recuerdan cosas, sobrevivi a esta guerra y a muchas más, y ahora me toca vivir en este planeta tierra con mis pies de barro y mi cabeza llena de jilgueros y gorriones, nunca puedo estar en silencio externo si me cubro con su piel, y así vago como uno de ellos, digo palabras tontas con sonido parecido, no pronuncio una palabra en desacuerdo con la que oigo del otro, asi me mantengo en paz y puedo vivir tranquila todos estos tiempos, mientras, veo como ellos se matan, pasan de una guerra a otra, una era a otra, y siempre siguen igual, matándose unos a otros porque si, por poder de unos pocos, van como corderillos al matadero miles, si tuvieran menos piel que les impidiese pensar y sentir, olerían la verdad a lo lejos y pensarían con el instinto de las almas, del éter, pero no quieren, cada vez se ponen más piel en la piel extraña y funcionan como las barbuchis que se comen los desechos, solo maquina de aniquilar, por eso, tengo cuidado cuando me visto como ellos, y pongo mi luz de granbol justo dentro de mi pupila, por si hay otro superviviente más cerca y nos reconocemos, si soy un superviviente, pero aun así, me siento solo, y por eso deseo encontrar a algunos mas como yo, para instalarnos juntos y poder celebrar nuestro antiguo consejo de las ancianas, tocar nuestras manos que ellos no ven, y sentir con todo lo que pensamos, esa es nuestra vida, y ese nuestro destierro de planeta partido por el egoísmo de los nuevos, una historia de tantas de los evolucionados de tantos planetas,
Hoy es un día diferente en este planeta tierra, esta lo que ellos llaman solsticio, y ahora su estrella dadora de vida se asoma más cerca de ellos cosas más puedo ver sin que ellos la intenten ocultar como todo lo que hacen, piensan algo y hacen otro, creo que son los más arcaicos del sistema ambers, mas primario que los mil planetas conocidos y mas ignorantes de todos los que podemos entender con el aire que cruza nuestro cenit en lo más profundo de la creación del yo todo yo, una expresión que ya ninguno de los antiguos utiliza,
Por eso hoy me pongo a escribir esta misiva y enviarla con la luz que ve mi pupila para encontrar a los que como yo sobrevivimos a los nuevos, y espero que el dador de vida de esta planeta me transporte junto con mi sentir y pensar a la vez, a todo lo conocido por mi memoria, y me deje por un tiempo dejar atrás este ridículo traje que ellos llaman epidermis o piel y pueda transitar libremente sin que ellos enturbien mi ser con sus palabras no sentidas y repetidas según el humano que las diga o repita, para intentar encontrar a algunos de los nuestros y por eso repito con mi ser y mi pensamiento lo que acabo de relatar, Soy una superviviente nata, una granbol del planeta ismar, de la constelación de ambers, soy una de las antiguas…….
Amelia,
7 de abril de 2011

3 comentarios:

Neogeminis dijo...

Amelia:
ya me decía yo que no eras de este mundo! jejeje...en serio, me encantan estos "delirios" en que la ironía, la fantasía y la realidad se entremezclan con tanto encanto!

Te dejo un abrazo.

NOHRA E. dijo...

Eres un gran ser humano, que nos deja observar mas alla de las simples palabras y eso me encanta!!!

besabrazo Amelia!

Lydia dijo...

Este texto muestra un paso más de tu inteligencia y sabiduría. Es diferente de los otros, tiene como un reconocimiento, una mirada más allá de las formas. Me ha gustado mucho.

Un abrazo,